Multimedia

MYSU en los medios

Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres: garantizar los derechos sexuales y reproductivos todavía es un desafío

Publicado el 27/05/2020

Medio: La Diaria

Escribe: Stephanie Demirdjian

Organizaciones aseguran que falta avanzar en la autonomía reproductiva y advierten sobre posibles retrocesos en Uruguay.

Este jueves se celebra el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, una jornada a la que todos los años se suman organizaciones civiles, organismos internacionales y colectivos feministas para promover el derecho de las mujeres a una atención integral de la salud. La fecha quedó establecida en 1987 durante el Quinto Encuentro Mundial por la Salud de las Mujeres en Costa Rica. En los últimos dos años, el día ha sido adoptado, sobre todo por los feminismos latinoamericanos, para reclamar el aborto legal, seguro y gratuito.

Uno de los principales objetivos de esta fecha es reafirmar el derecho a la salud como un derecho humano al que las mujeres deben acceder sin restricciones, con igualdad de oportunidades y libres de violencias. En el centro de ese reclamo está el llamado a que estén garantizados los servicios de salud sexual y reproductiva, para que las mujeres puedan decidir de manera libre e informada cómo ejercer su sexualidad y su capacidad reproductiva.

Para que estos derechos se respeten y sean de calidad, es fundamental que los estados faciliten el acceso a métodos anticonceptivos y a estudios que permitan la detección a tiempo de infecciones de transmisión sexual, brinden las condiciones necesarias para que las mujeres puedan elegir cómo transitar el embarazo, parto y puerperio, y no pongan barreras para la interrupción de los embarazos si no son deseados.

Uruguay es uno de los países de América Latina y el Caribe que más avanzó en salud sexual y reproductiva en los últimos cinco años, según una investigación realizada el año pasado por la plataforma regional especializada miráquetemiro.org. El estudio reveló que nuestro país cumple con más de 70% de los compromisos asumidos en materia de derechos sexuales y reproductivos, prevención de mortalidad materna, laicidad, servicios de salud sexual y reproductiva, educación sexual integral, aborto y parto humanizado. La ampliación de estos derechos tiene que ver con el avance normativo de las últimas dos décadas, en las que se han aprobado leyes como la de acompañamiento a la mujer en el parto (2001), la de defensa del derecho a la salud sexual y reproductiva (2008), o la de interrupción voluntaria del embarazo (2012). Pero también es fruto del impulso del movimiento social y de la promoción de instancias de capacitación y sensibilización para los equipos de salud.

Esto no significa que el terreno esté ganado. Pese a estos logros, organizaciones dedicadas a la salud de las mujeres aseguran que todavía quedan desafíos. Y advierten que, ante posibles “retrocesos” en la agenda de derechos, defenderán lo conquistado.

Queda tela por cortar

Los alrededores del Palacio Legislativo serán escenario mañana de una intervención que realizará Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, para manifestar las “reivindicaciones y alarmas” y comunicar a las autoridades “que va a haber resistencia ante cualquier intento de retraso”, según dijo Lilián Abracinskas, directora de la organización, a la diaria. La reivindicación principal es “avanzar realmente sobre la autonomía reproductiva de las mujeres”.

En ese sentido, Abracinskas recordó que uno de los principales temas debatidos aquel 28 de mayo de 1987 fue la morbimortalidad de las mujeres durante el embarazo, el parto, el puerperio y el aborto, una denuncia que sigue vigente en Uruguay pese a los avances de los últimos años. “Lo que hemos visto hasta ahora, en pleno siglo XXI, es que todavía las condiciones en que las mujeres y los cuerpos gestantes viven sus decisiones reproductivas siguen dependiendo muchísimo de las condiciones que imponen quienes están en el poder, por lo que sigue siendo una mayoría de varones quienes deciden cómo las mujeres tenemos que transitar por esas experiencias”, enfatizó la licenciada en Ciencias Biológicas y experta en género y políticas de salud.

Por otro lado, resaltó el trabajo que viene haciendo desde hace años la sociedad civil para que la mortalidad de mujeres por estas causas sea vista no sólo como un indicador de salud sino como un “indicador de desarrollo país”. “Porque cuando a vos se te mueren mujeres por causas evitables es porque entendés que son seres desechables y que no es prioridad de un gobierno generar condiciones para que todas las mujeres puedan transitar por sus decisiones reproductivas sin padecer consecuencias”, cuestionó Abracinskas.

LINK A LA NOTA COMPLETA